negocios rentables en pueblos

Consejos para crear negocios rentables en pueblos

La actividad económica que permite obtener beneficios a las empresas no se encuentra sólo en las grandes poblaciones. Los pueblos también ofrecen una infinidad de atractivos que pueden repercutir positivamente en las finanzas de la comunidad y en el bolsillo de los emprendedores. En las siguientes líneas te ofrecemos una serie de recomendaciones para que puedas crear negocios rentables en pueblos y sacarle partido a la situación.

Busca necesidades que no estén cubiertas para crear negocios rentables en pueblos

Puede que te parezca que el mercado disponible en las localidades modestas es más reducido, pero, mirándolo por el lado bueno, ello también implica una menor cantidad de competencia. Para sacar rendimiento a ese contexto, es importante que estudies concienzudamente las necesidades que el pueblo no cubre de por sí. Sin embargo, resulta difícil competir con los servicios consolidados. Si hay una carnicería instalada allí desde hace 20 años y todos los vecinos conocen al dueño y lo respetan, será difícil que puedas plantar cara a sus servicios con una empresa similar por muy novedosa que sea tu propuesta.

Extrae conclusiones de la oferta disponible

Lo esencial, según lo dicho anteriormente, es averiguar qué servicios se echan a faltar por los habitantes del pueblo. El mejor truco para obtener una solución a este dilema se haya en los viajes. Sí, has leído bien. Estudia los movimientos de los residentes y observa cuántos de ellos tienen que salir en coche o autobús a la ciudad más próxima para proveerse de materiales que no encuentran en ningún comercio local. Si se ven obligados a desplazarse, agradecerán una opción cercana que les abastezca.

Aprovéchate del turismo

El turismo es uno de los principales motores económicos de este país. España está repleta de pueblos con arquitectura bellísima que podrían atraer nuevos visitantes. Esto no sólo repercutiría positivamente sobre posibles ideas de negocio como guías, por ejemplo, sino que también daría vida a la localidad y aumentaría los ingresos de los comercios y lugares de hostelería autóctonos. Pero, ¿cómo partir de cero si no existe ya una maquinaria turística montada?

Conviértete en un buscador de historias

Los pueblos españoles están llenos de historias que algunos de sus habitantes conocen pero que no siempre están al alcance de todos, pese a su innegable interés. Para convertir una zona poco habitada en atractiva para visitantes, pregunta a los lugareños por las mejores anécdotas históricas. ¿Durmió algún famoso en un hospedaje local? ¿Comieron personajes relevantes en el asador más popular de la zona? ¿Hubo alguna batalla reseñable, algún acontecimiento que se pueda explotar económicamente? Todas estas cuestiones, convenientemente respondidas, podrían darte ideas muy interesantes para tu proyecto.

Si no puedes llevar el mundo al pueblo, lleva el pueblo al mundo

Por último, si ninguna de esas alternativas te sirve de ayuda, puedes valorar si hay algún producto típico del pueblo que no se parezca a nada que hayas conocido y que se pueda exportar. Piensa en repostería, cerámica... Internet te ayudará a promocionarlo y llevarlo por el resto de España, de Europa y del mundo.

 

Deja un comentario